Corea del Sur restringe la música rápida y con un marcado beat, al estilo “Gangnam Style” de 2012, como nueva norma contra el Covid-19. Además en Seúl, la capital, el objetivo de prevenir que las personas respiren rápido o transpiren sobre otras se mantendrá en la limitación de más de 3.7 millas por hora en las cintas de correr.

Si bien el país adoptó el distanciamiento social y el uso obligatorio de barbijo, para evitar la propagación del coronavirus, después de las reaperturas como las reuniones al aire libre de máximo diez personas y distintos eventos con aforo reducido, los gimnasios no deberán emitir música con un ritmo más rápido que 120 beats por minuto en ejercicios grupales como los aerobics y el spinning.

En este sentido, mientras las autoridades sanitarias señalan que esta restricción busca que la rápida respiración o la propagación de sudor a otras personas disemine el virus generando una oleada de contagio, para Kang Hyun-ku, propietario de un gimnasio en el norte de Seúl, alinear canciones rápidas y funky de K-pop en su lista de reproducción era su rutina matutina.

Para los legisladores de oposición al gobierno actual, lo señalan como un absurdo, además, de considerar una medida poco realista.

De todos modos, esta medida -que fue catalogada por el público como “ridícula” y “absurda”, según constata Korea Herald-, las autoridades sanitarias también prohibieron tomar duchas dentro de las instalaciones del lugar y sólo se permite un número limitado de usuarios en cada área a la vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *